• 1
  • 2
  • 3
load more hold SHIFT key to load all load all

Cecat y la historia del equipo Tevi

MicroConcrete Tiles in Holguin, Cuba

CECAT, el "Centro de Estudios de la Construcción y Arquitectura Tropical" de la Universidad Técnica de La Habana conoció de la tecnología de Techos de MicroConcreto a principios del año 1991. En medio de la crisis del llamado "período especial", era claro que Cuba debería optar por la tecnología de la Teja de MicroConcreto, TMC, ya que las autoridades nacionales, preocupadas con la construcción y vivienda estaban complacidos por encontrar una alternativa viable para las cubiertas.

Por Kurt Rhyner

El CECAT primero buscó un acuerdo comercial favorable con el lider del mercado para órdenes al por mayor o producción bajo licencia, to no avail pero no presentaban ninguna ventaja. En Octubre de 1991, en el Primer Seminario LatinoAmericano de TMC en República Dominicana, delegados cubanos junto con delegados de otros 10 países concluyeron que se necesitaba equipo confiable a precios bajos y a crédito. Dos productores de equipos (uno europeo y otro sudamericano) claramente dijeron no poder responder a esta necesidad. Esta fue una señal para que el CECAT empiece a desarrollar su propio equipo.

Jorge Acevedo testing tiles in CECATRuben Bancrofft y Jorge Acevedo, quienes habían finalizado una serie de pruebas en las TMC, tomaron la dirección de esta tarea. Junto con especialistas del CECAT y de la Facultad de Ingeniería Mecánica, diseñaron un nuevo equipo de maquinaria basada en una mesa rotatoria-vibratoria que aceleraba significativamente la producción.

Un primer prototipo dio las bases para la construcción de un segundo y tercer prototipo. Sin embargo, en Holguín, el gobierno provincial decidió ir adelante con la producción de tejas, no querían esperar más puesto que había pasado más de un año desde que conocieron las TMC. Dada la urgencia para responder a los requerimientos del mercado en toda América Latina, el CECAT también decidió ir adelante con la máquina original de mesa simple. Una vez que el prototipo fue exitoso en operación, una compañía comercial muy bien equipada se encargó de la producción de la primera serie de vibradoras.

MicroConcrete Tiles in Zambia - Kurt RhynerTodo el mundo estaba conciente de que el equipamiento para fabricar los moldes era un factor muy grande en los costos, no había que hacer experimentos ahí. Se examinó la forma y las secciones de moldes buenos mediante computadoras. Fue claro que a pesar de que la forma era buena, los moldes no eran perfectos como todos creían. Después de largas discusiones entre los directores del CECAT y los ingenieros, se decidió producir un molde que fuera compatible con el lider del mercado pero que podría eliminar los pequeños problemas que se detectaron. El nuevo molde podría producir tejas cónicas de manera que dieran un mejor ajuste a las tejas de 8 y 10 mm y que serían más resistentes que el producto británico.

La producción del molde de injección fue rápida y sin problemas porque las fábricas del tiempo antes de la crisis existían y con su equipamiento moderno pudieron encargarse de la tarea. Una empresa se involucró en el diseño y manufactura, otra en la tecnología de la inyección. Sin embargo, esto costó al CECAT cerca de USD 40,000.oo además de la ingeniería previa hecha por el CECAT y las empresas comerciales. Los especialistas identificaron rápidamente el tipo adecuado y la calidad de la materia prima y la producción de moldes empezó con el equipo más moderno disponible con una fuerza de inyección de más de 100 toneladas.

Tevi Machines in Ecuador, 1996, Diego Coloma"Tevi" significa "Teja Vibrada" y se produce en La Habana bajo la tutela del CECAT. Cerca de USD 50,000.oo se gastaron y otro tanto en costos de ingeniería, a pesar de los bajos salarios locales.

La demanda para un equipo confiable y a precio rasonable en América Latina fue tal que el CECAT se arriesgó a iniciar la primera producción en base a sus pruebas de campo locales. Para Marzo de 1993, el primer equipo TEVI estaba ya en el mercado.

Desde 1993 hasta 2007, cerca de 300 equipos y más de 100,000 moldes se exportaron de Cuba a América Latina, Africa y Asia. Otros 100,000 moldes se produjeron para el mercado local en Cuba.

Debido a cuellos de botella en la producción y exportación, EcoSur inició la producción de moldes y vibradores en Ecuador y ahora puede ofrecer equipos de alta calidad a precios aún más bajos, mucho más bajos que el productor europeo que no quiso entrar en tratos de negocios en 1991.